historia

Luis Fuentes llama a sentirse «orgullosos» de la lucha comunera, cuyos valores inspiraron la Constitución Americana

Luis Fuentes llama a sentirse «orgullosos» de la lucha comunera, cuyos valores inspiraron la Constitución Americana 1504 1004 EL TIEMPO DE LA LIBERTAD

La agenda para hoy nos deparaba una cita muy especial: la celebración de la jornada ‘El parlamentarismo antes y después del movimiento comunero‘, organizada por la Fundación de Castilla y León y el Grupo Tribuna, que ha contado con la participación de los presidentes de los parlamentos de Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid, Pablo Bellido Acevedo y Juan Trinidad Martos, y con los profesores Ramón Tamames y Eduardo Fernández.

El acto, que se ha celebrado de manera telemática y que se enmarca en el proyecto ‘El tiempo de la libertad. Comuneros V Centenario’, ha sido inaugurado por el presidente de las Cortes y de la Fundación de Castilla y León, Luis Fuentes, quien ha recordado que la conmemoración del V centenario de la batalla de Villalar busca “rescatar para traer a un tiempo nuevo” los ideales de los comuneros que, adelantados a su época, defendieron la igualdad social y la mayor participación del súbdito-ciudadano en el gobierno y en sus órganos de representación. Además, reivindicaron unas Cortes más soberanas como representantes del pueblo.

El foro se ha celebrado de manera telemática

De entre todos esos valores, cuya defensa les condujo a la muerte, el presidente de las Cortes ha ensalzado la vinculación de la legitimidad del poder con el servicio al interés general, que fue precisamente el que sustentó el primer esbozo de constitución del viejo continente a través de la Ley Perpetua de Ávila, que configurada como “la expresión más fidedigna del pensamiento político, económico y administrativo del movimiento comunero”, llegó a influenciar a los padres de la Constitución Americana.

“Es un motivo para sentirnos orgullosos de esa lucha por alcanzar la libertad política y social de los súbditos del rey”, ha asegurado antes de considerar que esos valores deben ser acicate para que los parlamentos autonómicos encaucen la recuperación “de una sociedad que precisa de la mejor de las gobernanzas posibles”.

LOS PARLAMENTOS, REPRESENTANTES DE LA DIVERSIDAD

En este sentido y tras destacar la necesidad de recuperar la sensibilidad social “que apuntaba a la preservación de los derechos de los habitantes de estas tierras”, Fuentes incidía también en el papel protagonista que los parlamentos autonómicos deben ostentar para representar “con valentía” la diversidad de intereses de la ciudadanía, especialmente en el actual momento de crisis.

Juan Trinidad Martos

“Hemos de fortalecer y dignificar las funciones de unas asambleas que han de pivotar sobre cinco grandes pilares: la representatividad, la transparencia, la accesibilidad, la responsabilidad y, sobre todo, la eficacia”, ha defendido. Además, ha recalcado que los parlamentos no solo deben ejercer su control sobre el poder ejecutivo, sino que especialmente en este momento tienen también que priorizar las necesidades de los más vulnerables e intensificar su trabajo para aprobar leyes de emergencia y asignar los recursos necesarios.

Tras destacar que de la fortaleza de los sistemas parlamentarios depende la salud de la democracia, Luis Fuentes ha llamado a estar “a la altura de las circunstancias”, a no dejarse vencer por el cansancio “para continuar haciendo políticas que beneficien a todo el mundo” y a recordar que, en línea con la defensa hecha por los comuneros, “los únicos derechos radican en nuestra condición de ciudadanos libres y responsables mirando al futuro”.  

Pablo Bellido Acevedo

PUESTA EN VALOR DEL LEGADO COMUNERO

El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido Acevedo, ha ensalzado el papel de las mujeres en el movimiento comunero, especialmente María Pacheco, Juana Rivera e Isabel Medrano, que protagonizaron un episodio «que la historia ha invisibilizado». Asimismo, ha recordado el pasado comunero de Toledo, que fue un punto clave del levantamiento. Por su parte, el máximo representante de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad Martos, ha relacionado el movimiento comunero, que no fue homogéneo, con la trascendencia de la defensa de la ciudad para dar un paso hacia el sentimiento de comunidad, de territorio.

En la cita han tomado también parte los profesores Ramón Tamames, catedrático y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, y Eduardo Fernández, investigador especializado en la ideología de la Monarquía Hispánica de los Austrias y exparlamentario nacional. Tamames ha subrayado, entre otras muchas cuestiones, la importancia de la Ley Perpetua de Ávila, «el primer documento constituyente para una nación», así como el hecho de que los comuneros y las Cortes formaran parte de la evolución histórica que iba dejando atrás la sociedad estamental medieval. Fernández, por su parte, ha avalado la importancia de los parlamentos regionales en el momento actual, en el que “más que nunca” se tiene que estar en política para pensar en las necesidades de la gente “y no en el poder”.

COMUNIDAD SOCIAL BASADA EN SOLIDARIDAD

El acto ha concluido con la intervención del comisario de «El tiempo de la libertad. Comuneros V Centenario», Salvador Rus, quien ha subrayado que el éxito de los comuneros radicó en la positivación de sus ideas, que ha recordado están recogidas en textos constitucionales, leyes y declaraciones políticas.

Salvador Rus Rufino

Tras apuntar a la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo como los principios fundamentales defendidos en aquel movimiento, que son precisamente los valores superiores de la Constitución Española de 1978 y de muchas otras leyes fundamentales, el también catedrático de Historia del Pensamiento y de los Movimientos Sociales y Políticos de la Universidad de León recordaba que la comunidad social propuesta por los comuneros se basaba no en la organización sino en la solidaridad, que es “el resultado de la convivencia, no su principio”.

“La historia de las Comunidades desvela al ser humano del siglo XXI que la vida propia, la de cada uno, tiene que tomar cuerpo en la vida de los demás”, concluía.